top of page
  • Foto del escritorCorrevolution

6 puntos importantes para mejorar tu nivel de carrera

El principal objetivo de un corredor popular debería ser siempre el de divertirse a través del entrenamiento y las carreras. Cada sesión de entrenamiento o carrera puede suponer una nueva experiencia en cuanto a sensaciones y percepción del estado de forma. A todos nos encanta mejorar y sentirnos más fuertes, pero a veces conseguir una mejoría palpable no es tarea fácil. ¿Qué puntos debemos tener en cuenta para mejorar nuestro nivel de carrera?


VIctor Muñoz, atleta Correvolution ganador en la Palma Beach Course 2019

1. Entrena con regularidad

Esta es la principal clave a corto, medio y largo plazo para la mejora de un corredor. Las lesiones, enfermedades, desmotivación, entre otros factores pueden lastrar tu continuidad y con ello reducir los beneficios producidos por la asimilación y adaptación a las nuevas cargas de entrenamiento.


Por lo tanto, evita que estos factores te puedan afectar adelantándote a ellos. Haz trabajo de prevención en lesiones fortaleciendo tus músculos para que estén preparados para asumir más carga de entrenamiento. Cuida tu alimentación y descanso, y si un día estas un poco pachucho mejor descansar dos días para recuperarte, que seguir entrenando duro y estar en cama una semana. Trata de hacer variado tu entrenamiento y marcarte metas exigentes pero alcanzables para no caer en la desmotivación.


2. Entrena bien (antes que mucho)

Entrenar bien no significa entrenar mucho, sino hacerlo en un rango de exigencia adecuada, tanto a tu nivel deportivo como al nivel de compromiso que puedas tener con tu entrenamiento.


La variedad de estímulos, entrenar en un rango de intensidades adecuadas para tu nivel, o el enfoque temporal a largo plazo sobre el desarrollo de tus capacidades son componentes que no pueden faltar si buscas aportar calidad a tu preparación y no quemar etapas antes de hora.


3. Descansa adecuadamente

El descanso supone una parte importante del proceso de entrenamiento. Es durante el descanso nocturno cuando regeneramos nuestro organismo y asimilamos la carga del día a día. Por lo tanto, respetar un número adecuado de horas de descanso nocturno (6-9horas) o acostarse a horas relativamente tempranas de la noche facilitará que el descanso sea más efectivo y reparador.


4. Mantén una alimentación sana, natural y de calidad

La alimentación es parte fundamental de cuidado de la salud personal y en ello la base del rendimiento deportivo. Una alimentación basada en productos naturales y de calidad supone un aporte adecuado en el plano energético y de micronutrientes, tan necesarios para que nuestro organismo desarrolle sus funciones.


5. Evita excesivo entrenamiento

Realizar más sesiones o más kilómetros semanales de las que puedes soportar tan solo frenará tu desarrollo como corredor. La excesiva carga de entrenamiento conduce al agotamiento de las reservas energéticas y de los sistemas fisiológicos requeridos en el ejercicio, el sobreuso de las estructuras físicas y con todo ello el aumento de la probabilidad de caer en lesiones o en procesos de excesivo estrés que pueden concluir con desajustes agudos de la salud personal.


En este aspecto "menos es más". Hacer lo adecuado a tu nivel de entrenamiento te reportará mayores beneficiosos que hacer más de la cuenta. Con el tiempo podrás ir aumentando la carga de entrenamiento, es más, deberás ir aumentando si quieres seguir mejorando, pero mientras hacer menos te ayude a ir mejorando, ¿para que hacer mas?


6. Proponte objetivos exigentes pero asequibles

Está muy bien ser exigente con uno mismo a la hora de marcarse objetivos, pero tampoco hay que pasarse de la raya. Cuando un corredor se marca objetivos tan exigentes que muy difícilmente se alcanzan la probabilidad de desmotivarse por no cumplir las expectativas autogeneradas aumentan.


Es más adecuado, marcarse objetivos que dentro de lo exigente sean asequibles de tal manera que al alcanzarlos ya se pueda visualizar el pequeño y firme siguiente paso.


También es interesante marcarse objetivos a corto plazo, los cuales la suma de ellos te posibiliten llegar a una meta imaginaria que puede suponer un objetivo a largo plazo. Por ejemplo, quiero correr una maratón pero ya me cuesta correr 10K, pues voy a marcarme en 2 años mejorar solvencia corriendo 10K, debutar en media maratón y hacer varias, cada vez mejor en estos dos años y finalmente debutar en maratón.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page